10 Últimos

jueves, 9 de febrero de 2017

Son “imposibles de cumplir” normas de legalización de partidos, dicen expertos por @ibisl


Por Ibis León


Cualquier partido político puede ser cancelado si incumple con los requisitos establecidos en la ley para su constitución. Esta previsión, establecida en el artículo 27 de la Ley de Partidos Políticos, cobra vigencia luego de que fueran publicadas las condiciones que aprobó el CNE para la renovación de 59 organizaciones políticas (entre opositoras y oficialistas) que deben legalizarse.
Expertos consultados advierten que las reglas que impone el Poder Electoral son prácticamente “imposibles de cumplir” y, por lo tanto, ponen en peligro de disolución a estos partidos.

“Esta decisión supone un gran riesgo para la democracia venezolana. El CNE plantea un escenario, propio de regímenes autoritarios, donde el principal contendor es el mismo Gobierno”, afirma el politólogo especialista en procesos electorales, Jesús Castellanos.

El experto asegura que las autoridades electorales violan el artículo 2 de la Constitución que establece que: “Venezuela se constituye en un Estado democrático y social de Derecho y de Justicia” y el artículo 62 del texto constitucional que reza: “Todos los ciudadanos y ciudadanas tienen el derecho de participar libremente en los asuntos públicos, directamente o por medio de sus representantes elegidos o elegidas (…) Es obligación del Estado y deber de la sociedad facilitar la generación de las condiciones más favorables para su práctica”.

Un proceso “absurdamente difícil”

El ingeniero eléctrico y consultor político Félix Arroyo califica de “absurdo” el lapso establecido por el Poder Electoral para la recolección de las manifestaciones de voluntad que necesitan los partidos políticos para legalizarse.

“El CNE dio cinco días para la recolección del 1% de las firmas del referendo revocatorio; pero ahora pretende que seis partidos reúnan el 3% de las manifestaciones de voluntad del Registro Electoral (RE) en dos días”, señala el experto.


Cada organización política debe reunir el 0,5% de las firmas del RE en 12 estados. Si las 59 organizaciones políticas se dividen en grupos de seis por cada fin de semana -como establece el CNE- cada grupo deberá reunir el 3% por entidad en solo dos días, como afirma Arroyo.


“Es absurdo, van a provocar una avalancha de personas en los puntos de recolección si es que los partidos logran movilizar a su militancia porque los partidos pequeños no tienen ni los recursos ni la estructura para hacerlo”.

Aunque el consultor político señala que es preciso conocer la ubicación de las 390 captahuellas que serán utilizadas para determinar la complejidad del proceso en su totalidad, cuestiona que el CNE acortara el plazo original de casi cuatro meses a dos días.

“En abril de 2016 habían dicho la cantidad de firmas que debían consignarse por cada estado e incluso planteaban tres meses y 90 días para el proceso. Ahora le dan a los partidos solo dos días”.

Castellanos agrega a la ubicación de las máquinas, el espacio y la seguridad como condiciones que determinarán la viabilidad de la recolección de las firmas. “El tema de la recolección incluye no sólo la disposición de las máquinas y el personal, sino también los espacios, garantizar la seguridad, etc. Tengo que admitir que tengo muy poca confianza, dada la evidencia en los procesos de recolección del año pasado en relación a la integridad del CNE para actuar técnicamente al respecto”

Postulación por iniciativa propia

Los partidos políticos que deben legalizarse tienen un alto riesgo de ser cancelados por incumplimiento de los requisitos, y sobre la tarjeta de la MUD pesan demandas legales hechas por dirigentes del Psuv que acusan al partido de cometer fraude.

En un escenario hipotético en el que los partidos aliados de la MUD queden inhabilitados, la oposición todavía tendría un margen de maniobra a través de la figura de los grupos de electores y la iniciativa propia para postular sus candidatos y participar en un proceso electoral.

Aunque Castellanos advierte que en el segundo caso, el CNE dificultó los requisitos.  “La iniciativa propia requería, entre el año 2000 y el 2008, un número de firmas igual al 0,5% de la circunscripción . Con la Ley de Procesos Electorales se aumentó a 5%, no de la circunscripción sino del ámbito de la elección”, advierte.

Otra salida es que los candidatos de la MUD se “refugien” en Gente y Puente, los únicos dos partidos junto a la MUD y al Psuv que no tienen que renovarse, como propone el periodista especialista en temas electorales Eugenio Martínez.

08-02-17