10 Últimos

domingo, 28 de agosto de 2016

Después del 1o de septiembre por @SantosYorme


Por Pompeyo Márquez


No puede ser que cuatro comadres al servicio del aprendiz de dictador se burlen de todo un pueblo. Eso significa que tenemos que preparar todo un plan de acciones que tendrá un momento culminante con la Toma de Caracas el 1o de septiembre, evento que a su vez dará inicio a nuevas jornadas de resistencia en las cuales el tiempo está premeditadamente a favor de Maduro.

Hay que poner en evidencia que no estaremos cruzados de brazos ante una burla semejante, y habrá que dedicar a los mejores cerebros de la disidencia a meditar en qué hacer después del 1o de septiembre, qué tipo de acciones serían las más pertinentes, entre ellas –y lo damos como una idea preliminar– materializar esa unidad nacional que pregona la MUD.

Están dadas las condiciones para jornadas de tales magnitudes. Es la Iglesia, los trabajadores y los empresarios, las academias, los gremios profesionales, las autoridades de las universidades autónomas, el movimiento estudiantil… se vislumbran también sectores del chavismo que comienzan a desprenderse de quienes han cometido tantos disparates que han arrastrado al país al barranco.


Tener confianza en que no hay nada homogéneo, y por tanto tampoco hay homogeneidad en las fuerzas armadas. No es equivocado el análisis de que en su seno hay sectores institucionalistas que ven en peligro a una institución que trata de “desbaratar” una cúpula corrupta.

Hacer converger a todos estos sectores en una misma dirección: una gran asamblea nacional donde esté representada la inmensa mayoría del país dirigiéndole un mensaje a los venezolanos y venezolanas para rescatar a una nación en crisis por culpa de una cúpula militar-civil empeñada en imponerle a 30 millones de venezolanos un sistema fracasado, manejado además por personeros corruptos, inneficientes, mediocres.

En nuestra opinión, debemos salir de este 1o de septiembre con una hoja de ruta pletórica de coraje, de valor cívico, de decisión de conquistar la libertad y la democracia y la República civil, hoy sumergida en el foso,y detenery revertir el dolor y los sacrificios de sus habitantes.

Hay que hacer prender la idea de materializar esa unidad nacionalen la cual la MUDy los sectores de la sociedad ya mencionados pasarán a formar parte activa delinminente episodio que se avecina por el rescate de los derechos civiles, la libertad y la democracia, en pos del progreso de la República. ¡Sí se puede!

28-08-16