10 Últimos

sábado, 27 de agosto de 2016

Mercedes Pulido: “Creo que el país va a buscar un estado de derecho” por @Espemar


Por Esperanza Márquez


Mercedes Pulido de Briceño nace el 22 de marzo de 1938 y fallece el 23 de agosto de 2016 a los 78 años. Psicólogo social y profesora universitaria,  Ministra de la Mujer durante el gobierno de Luis Herrera Campins y Ministra de la Familia durante el segundo período de Rafael Caldera, nos representó en las Naciones Unidas. Senadora. Aprobó la ley de justicia de paz y el proyecto de Ley contra la violencia familiar. Fue inmenso su aporte  a la familia, a la sociedad, a la nación venezolana. Por muchos considerada la venezolana más importante del Siglo XX.

En  2012 y 2013 tuve el honor de entrevistarla para TalCual y hoy como homenaje a su memoria les ofrezco una síntesis de ambas entrevistas.

Una de las grandes preocupaciones de Mercedes Pulido de Briceño fue la mujer.

- ¿Cómo es la mujer venezolana?

- Venezuela es un país muy atípico en el campo de la mujer.  Nosotros hicimos la reforma del Código Civil con un proceso de discusión y de unanimidad nacional porque lo más importante era el derecho de la persona a escoger y decidir. La mujer ha tenido varios espacios: en el 80 teníamos el 30, 32% de concejales mujeres; en el 84 no más del 10% y era que se cansaban de tanta habladera, de que no se hacían las cosas, de que se tardaban y preferían ir a otros campos. Se han ido a los consejos comunales, a las organizaciones de derechos humanos, etc. Las mujeres en Venezuela no son confrontacionales, son muy negociadoras, quieren cambiar la realidad desde su perspectiva diaria.  La mujer venezolana no se deja pisar fácilmente, pero tampoco va a buscar el poder por sí misma. Ha sido casi una evidencia de que a las mujeres en el mundo entero le  molestan todas las formas de poder actual, quieren un poder negociador y mucho más democrático. Yo comparto con Luis Herrera que decía que las mujeres eran la reserva democrática del país porque eran las únicas que no se iban a dejar pisar y creo que nos hemos destacado por eso.


Para la mujer la familia es importante, pero necesita reconocimientos en la sociedad del valor que significa la atención del hogar. Las dádivas que se dan a las madres de los barrios no le suplen jamás la capacidad de tener escuelas seguras, centros de salud y, sobre todo, abrigo en las situaciones de violencia porque aunque haya muchas leyes las costumbres se mantienen durante muchísimo tiempo. Para nadie es un secreto que las mismas madres le dicen a sus hijas: aguanta que ese es el matrimonio. En las mujeres de nuestro país hay una gran ansiedad e incertidumbre, pero no han dejado de mandar a sus hijos a la escuela, no han dejado de protestar, de exigir servicios públicos, de  estar en la calle. Han aprendido que si no son ellas las que salen nadie les va a resolver el problema.

- ¿Cuál es su visión del país en este momento, en  2013?

- Hay un cambio muy significativo de lo que es el liderazgo personalista, con capacidad carismática a un liderazgo  que es heredado, que está buscando su afirmación, que no tiene la capacidad de ser heredero. Es un país que  ha resistido 14 años sin poder ser dominado. Somos muy caribes con un sentido de ajuste, de adaptación que permite sobrevivir, pero no someterse;  el mundo externo cambió, cambiaron los actores, está la sociedad civil, los derechos humanos, la ecología. Es una realidad que ha tenido cambios inesperados como la renuncia de un Papa y  que ese liderazgo religioso adquiriera una visión de solidaridad, de cercanía con la humanidad; el mundo militar cada vez es menos jerarquizado, ya no hay estructuras lineales, hay milicias, colectivos, diferentes fuerzas, más profesionales que ejército; se tiene la necesidad de negociar con actores étnicos, religiosos, territoriales, está la dura realidad de la violencia  que en su mínima expresión es siempre bloqueo y frustración de algo, ético o no ético, pero está. Entonces qué tenemos, un país que necesita o que  está aspirando una aducción, una meta, un objetivo, pero no un objetivo pragmático, sino un objetivo que movilice la capacidad de hacer y de sentirse parte de la realidad, pero todas las propuestas van a promesas donde la gente no se siente identificada.

- ¿El país está tomando conciencia?

- Está tomando conciencia de sus debilidades y lo tienes en los últimos saqueos y la guerra económica, sí hay mucha gente aprovechadora porque el venezolano es negociante, pero mucha gente lo cuestionó porque consideraba que no era la forma de hacerlo. Yo sí creo que el país va a buscar un estado de derecho que sea más accesible a la gente, va a buscar resolver el problema de la violencia y eso no lo puedes resolver sino con gobiernos locales que tengan capacidad de encuentro dentro de la diversidad.

La entrevista que le realicé en 2012 finalizó con dos temas personales: la cocina y la música.

El exilio la enseñó a cocinar.

- No cocino mucho, pero en el exilio mexicano aprendí algunos platos como los chilaquiles con los cuales, estando en Naciones Unidas, me bandeaba para las actividades de convivencia. En Europa aprendí el conejo al vino y  la bouillabaisse con los cuales todo el mundo cree que soy una gran cocinera (Risas). Yo en los momentos de dificultad económica me he valido de la cocina y la costura. Creo que en esta nueva etapa de la juventud avanzada (Risas) me gustaría hacer algo de gastronomía para reunir amigos en tertulias que creo que nos hace mucha falta y para eso siempre busco un pastel de polvorosa.

Por sus nietos supo que el Rap era distinto al Rock.

- Yo soy mucho de la música clásica, de la de meditación, la barroca, la música medieval,  hasta que  llegaron mis nietos y  se encargaron de decirme que el Rap es distinto al Rock, que tienen diferentes sonidos y que yo no tengo oído, lo cual me ha llevado a apoyar seriamente  el movimiento de las orquestas de rock. Es impresionante como mis alumnos están interesados en la sociología de la música, en dedicarse a la música en grupos musicales como forma de expresión personal, no solamente de tipo anímico sino de tipo creativo y yo creo que ese es un mundo que uno desconoció porque éramos  de mucha racionalidad.

24-08-16